¿HAY VIDA DESPUÉS DE LA MATERNIDAD? II

Vuelvo a la carga…

Pues como os iba diciendo, hay familias que son de extremos y, bajo mi punto de vista, los extremos son peligrosos en todos los ámbitos (política, educación, justicia,…). Pero cada uno, con sus hij@s, que haga lo que mejor le parezca…

Cambiando de tema, ¿qué pasa cuando tu hij@ está en plena rabieta? Pues que cada persona te intenta «ayudar» como le parece mejor (eso intento pensar, vaya). Y NO LO SOPORTO.

Rubén tiene un carácter «complicado» (como el mío, ya os lo he dicho varias veces). Se pone a llorar sin consuelo cuando ve que algo no sale como esperaba o no puede hacer algo en concreto porque se lo decimos nosotros (no siempre, pero pasa). Siendo adultos gestionamos mejor las emociones, pero para los niñ@s cada día es diferente y aún no tienen capacidad para «filtrar» la frustración en todas las situaciones. Igual que hay peques a los que les ayuda que les repitas por qué no puede hacer tal cosa o les consuela que les digas que otro día lo harás, hay otr@s que prefieren tener un espacio de tiempo para calmarse. Rubén es de los segundos y no entra en razón si está llorando. Muchas veces hay personas que lo ven enfadado y vienen a decirle que no llore, que hay que ver si ya es mayor por qué llora, que si es que se tiene que compartir, que no se tiene que enfadar…y aunque lo hacen para ayudar, la verdad es que no ayudan. Lo de que ya es mayor para llorar me hace mucha gracia, precisamente porque muchos adultos padecen ansiedad por no mostrar sus sentimientos. Y la regañina de compartir o de que algo no se puede hacer por X motivo ya se la hemos echado nosotros antes, precisamente por eso llora.

Así que si alguna vez nos veis en plena rabieta, por favor, haced ver que no nos habéis visto, os lo agradeceremos infinitamente más que si paráis a hacer la reflexión 😉

Ejemplo práctico: En la llar un día Rubén estaba en pleno apojeo porque no quería entrar y una mami (Raquel) pasó y me dijo: «no te digo nada porque a mi no me ayuda que me lo digan». GRACIAS. Lo mismo hacemos nosotros, intentamos no meternos en las rabietas, broncas y demás gestiones de las emociones.

Y otro tema que me hace «hervir» la sangre son los regalos. Sí, en estas fechas es un tema que en muchas familias da que hablar.

Para nosotros las primeras Navidades de Rubén fueron «light» y no hubo regalos excesivos, además de que tenía 5 meses y no sabía qué pasaba. Pero a partir de ahí empezamos a gestionar los regalos tanto de cumple como de Papá Noel y Reyes porque sino se nos iba de las manos. Hay familiares que piensan que cuantos más regalos, mejor. Que si el niño lo quiere, ellos se lo compran. Que les hace ilusión regalarles tal cosa. Pero no piensan en qué necesita el niño o si va a ser beneficioso tanto regalo. Os dejo algunos enlaces que explican perfectamente este tema.

https://elpais.com/elpais/2017/12/18/mamas_papas/1513608314_036528.html

https://www.youtube.com/watch?v=b4QLyZ4aicw

En los cumples de l@s niñ@s, al celebrarlos con familia y amig@s, nos es complicado gestionar los regalos. Intentamos que haya un poco de orden para que puedan prestar atención a cada uno de ellos y dar las gracias, pero como también estamos por la comida, haciendo juegos, cortando el pastel,…no siempre podemos evitar la lluvia indiscriminada de regalos. Es lo que hay 🙁

Pero en estas fechas, que son varios días de regalos, sí que nos ponemos «serios». Cuando se acerca diciembre empezamos a hacer una lista de las cosas que necesitan o juguetes que creemos que les pueden hacer ilusión, sean adecuados a su edad y tengan un objetivo pedagógico. Luego, cuando la familia nos pregunta, les damos a escoger entre los regalos que hemos seleccionado. Sí, nos ha costado un poco (y aún hay familiares que no acaban de estar de acuerdo) usar este método, pero como padres tenemos la responsabilidad de «filtrar» lo que se les regala a nuestr@s hij@s. Y sí, siempre hay alguien que, además de lo que ha escogido, le compra algo más porque «le hace ilusión al niño» o que directamente no le regala lo que había dicho (esto es un poco embarazoso porque igual lo que le iban a regalar le hacía falta y tú no se lo has comprado pensando en que se lo compraban).

¿Que qué les traen este año? Pues aquí os dejo fotos y os voy contando el porqué de cada uno. Las bolas navideñas personalizables (hechas por manualidades_aric) las cagó el tió junto con calzoncillos y braguitas, ya que estas vacaciones le hemos quitado el pañal a Abril. Desde los 18 meses nos imitaba yendo al baño y haciendo pipi en el orinal, así que nos hemos tirado a la piscina y de momento va viento en popa. Además, por las noches hacía tanto pis que le cambiábamos el pañal a medianoche y se levantaba con el pijama mojado. Hace dos noches que no hace ni un solo pipi y durante el día aguanta mucho. Ya os contaré, que este es otro tema…

Además también les cagó 2 cuentos muy bonitos: «Rosa Caramelo» y «Un amigo como tú» que tratan temas como la amistad, el feminismo, la libertad, la tolerancia…

Papá Noel les trajo un cajón lleno de telas molonguis y muy distintas, una luz negra, cuentos para leer en la oscuridad (uno de la Luna y otro de dinosaurios) y un juego de témperas duras fluorescentes; entradas para ir a Port Aventura en estos días; una muñeca y una cuna de cartón personalizable (me gustan mucho las cosas craft que se pueden decorar); un juego de delantal reversible y gorro a cada uno para cuando cocinamos (made in sermamaescuki); la casa árbol de Playmobil (es muy freak) y un puzzle de cubos de madera para crear figuras. Todo esto ha estado repartido entre nuestra casa y la de los yayos maternos, paternos y tíos.

Los Reyes les traerán un regalo estrella para desarrollar el equilibrio y la motricidad: la tabla curva. Hace tiempo que le dábamos vueltas y hemos pensado que era un buen momento. Si os interesa, la nuestra es de https://www.espaipulula.com/ .

Además, hace unos días una amiga nos cogió en Lidl la tostadora y la cafetera de madera para la cocinita. Tienen ganas de tener más cositas. Esto se lo traerán los pajes a casa después de la cabalgata 🙂

 

Mi madre les regaló para Sant Jordi «las aventuras de las letras» y Rubén tiene tal vicio, que cada noche leemos 3 cuentos. Así que para Reyes le ha cogido «las aventuras de los números», que seguro que le encanta.

En casa se encontrarán con ropa, calzado y juegos para toda la familia (el UNO animales, construcciones,…).

Y como son los dos unos cantarines y súper musicales (debe ser que desde que estaban en la barriga me oían cantar y aún sigo), también les traerán un órgano sencillo (intentaré enseñarle canciones sencillas a Rubén) y un conjunto de campanas musicales que tienen diferentes sonidos.

Y como estamos en una etapa de iniciación a la lectoescritura y el peque se pasa el día haciendo el ruido de las letras, preguntando qué pone en cada cartel e intentando escribir todo lo que se le ocurre, creemos que este libro magnético será estupendo para que siga avanzando a su ritmo. También tiene tampones de letras, plantillas alfabeto para la mesa de luz, letras translúcidas, moldes para plastilina,…y mil y una opciones que vamos combinando.

Les estoy haciendo unos sacos con su nombre y decorados para meter los juguetes de Reyes que traigan a casa. Ya pondré fotitos 🙂

Pues…esto es todo…como me enrollo 😉

Como sabéis, todas las decisiones que tomamos no son perfectas, pero son consensuadas y con amor.

¡Que tengáis un 2018 fantástico, cukis!

Un abrazo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *