UN ESPACIO PARA DORMIR Y JUGAR

Antes de ir a por la hermanita de Rubén,  nos planteamos si queríamos que durmieran juntos o en habitaciones distintas. Teniendo en cuenta que nuestro piso tenia 3 habitaciones (la nuestra, la del peque y el estudio), yo me decantaba por que compartieran habitación. Pero mirando pros y contras (mi marido y yo siempre hemos compartido habitación con nuestros hermanos) decidimos renunciar al estudio y montarle una habitación a Rubén que fuera también zona de juego (y así, de paso, volver a recuperar nuestro comedor, que estaba invadido de juguetes je, je).

Una vez supimos que estábamos embarazados y que todo iba viento en popa, nos pusimos manos a la obra. Primero tuvimos que colocar una cama con canapé en nuestra habitación para poder guardar el vestido de la boda, las telas de coser, los nórdicos,…y añadir dos cómodas más grandes y unos armarios flotantes para organizar todo lo que teníamos en el despacho (nos fue bien para hacer limpieza de trastos je, je, je).

Cuando estuvo vacía,  mi padre, un crack de la pintura y manitas para todo, le puso color 20160112_131552
a la habitación. Como la cama nueva de Rubén era blanca con cajones azules debajo, pintamos la pared de la cama de azul más oscuro (que resultó ser igual que el de los cajones, y eso que lo escogí a ojo) y el resto azul más claro para dar luz.

La cortina decidimos ponerla en blanco, como la que ya tiene en la otra habitación.  Es un estor sencillo hecho a medida, de tela fina, pero que se lava genial y, al no tener detallitos, hace que no pase de moda ni resulte infantil cuando los niñ@s crecen. Además, da mucha luz a la habitación.

Una vez puesta la cama al fondo de la habitación, de pared a pared, supimos el espacio deIMG-20151214-WA0013
juego con el que contaba el príncipe. ¡Ah! Es que el armario es empotrado. Lo hicimos en Ikea a nuestro gusto hace unos años (es blanco también). Así que le pusimos un par más de baldas y bajamos la barra de colgar para que pudiera aprovecharlo Rubén.

Mantuvimos una estantería horizontal blanca, ya que va genial para organizar, y dos   paneles metálicos donde llevo idea de ponerle, en uno, letras con imán para que juegue, porque le encanta saber de quién es cada letra (la inicial del nombre); en el otro le he puesto fotos suyas, de actividades, de cumples…

20160112_131440En los cajones (los de ropa y los de juguetes) le hemos puesto fotos para que sepa qué hay dentro. Así, él puede coger sus calzoncillos, calcetines, pijama, camisetas,… y no depende de nosotros. En los cajones de los juegos va muy bien también a la hora de ordenar y recoger, para que todo quede otra vez en su sitio. Tiene un cajón de trenes, otro de muñecos, otro de disfraces, otro de instrumentos y títeres y otro de construcciones.

20160112_131605

También le hemos puesto la mesita y las dos sillas que la yaya le regaló para su cumple, para que pinte, juegue o lo que quiera.

20160112_131356Mi rincón favorito de la habitación es «El rincón de cuentos». Hace un tiempo que estoy en un grupo de Facebook sobre cuentos infantiles y juveniles que me encanta ¡Mira!. Allí comentamos libros que nos parecen interesantes, preguntamos qué libros hay sobre ciertos temas e incluso se dan ideas para colocar los cuentos. Y me quedé con la idea de los especieros de Ikea. Así que compramos 4 especieros en color madera, sin tratar para poder pintarlos de color blanco. Como Rubén ya tiene una estantería de Eureka Kids que va genial, sólo le hemos puesto 3 especieros (luego os cuento dónde hemos 20160109_180025puesto el cuarto). Una vez puestos los estantes, pinté unas letras en color blanco y las pegué en la pared «El meu racó de contes» (Mi rincón de cuentos). Y pusimos una alfombra para que el príncipe se pueda sentar a leer tranquilamente. La alfombra es blanca y de baño porque las que son de pelo atrapan más polvo (soy alérgica) y esta, al ser de rizo, cuando se ensucia la puedes meter en la lavadora y listo.

20160112_131508El cuarto especiero lo hemos usado como mesita de noche para aprovechar el espacio y poder ponerla a su altura. Dentro tiene un paquete de pañuelos, dos de sus libros favoritos y una botella de agua para que él pueda cogerla de noche si
tiene sed. ¿Y para que pueda ver?20160110_213625

Le hemos puesto al lado una lámpara pequeña que él puede encender apretando y va sin cable. Además, para contarle el cuento de antes de dormir ya hay bastante luz.

20160112_131403El otro día encontré un medidor del cuento «¿A qué sabe la Luna?», que a Rubén le encanta. Lo había guardado para cuando fuera más mayor y pensé que ya era hora de usarlo. Así que se lo puse en la habitación y al lado de las medidas he ido poniendo fotos y la edad que tenía cuando alcanzaba cada medida. Le hace mucha gracia ver que ya llega al elefante ji, ji, ji.

Y hasta aquí puedo contar. La verdad es que ha sido todo un acierto montarle la nueva habitación, ya que él está encantado con su nuevo espacio, recoge mucho más que antes y le ha dado más autonomía, porque al jugar en el salón constantemente reclamaba nuestra atención y ahora se entretiene más solo.

¡Hasta la próxima!
Un abrazo.

2 Comments on UN ESPACIO PARA DORMIR Y JUGAR

  1. Raquel
    17 enero, 2016 at 08:40 (6 años ago)

    Os ha quedado muy bonita. La de mis hijos es del mismo color y yo ahora tb estoy pensando en si debo hacer un cambio aprovechando que toca repintar. Me ha encantado la idea de las fotos al lado del medidor. Es muy del estilo aniversario montessori. Tengo que buscar un medidor para copiarme la idea. Te sigo a partir de hoy!

    Responder
    • Sonia
      26 enero, 2016 at 07:17 (6 años ago)

      Me alegro que te haya gustado. Gracias por seguirme. Una abraçada.

      Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *