LOS LÍMITES, EL AMOR BÁSICO PARA SOBREVIVIR

¡Qué difícil es ser padre/madre! Esto nadie te lo cuenta cuando estás embarazada. No piensas en lo rápido que pasa el tiempo y lo pronto que te ves frente a tu hij@, un pequeñ@ «tirano» que quiere hacer lo que quiera cuando quiera. Y claro, tú, como la persona más responsable de él en esos momentos, te ves entre la espada y la pared: ¿Le digo que no? ¿Le explico que haremos luego lo que él/ella quiere? ¿Dejo que haga lo que le apetezca? Bufffff…

Rubén tiene mucho carácter (como yo…para qué negarlo…). Así que si ya creíamos en los beneficios de los límites, ahora son nuestros mayores aliados. Aunque pueda parecer que son, más bien, nuestros enemigos.

Tod@s l@s niñ@s necesitan límites, normas, rutinas,…son la base para que puedan crecer seguros, sabiendo convivir, siendo felices (aunque a veces nos parezca que cuando ponemos el límite no lo son).

Los resultados de las normas, sus beneficios, no se ven de forma inmediata, sino que su fruto se obtiene a largo plazo. Por eso, a veces cuesta persistir en el límite, porque parece que no funciona y es fácil tirar la toalla. ¡No lo hagáis! ¡Ánimo!

Con el día a día, la aceleración que llevamos, el cansancio, es fácil que nos dejemos engatusar por un: «para evitar que se enfade y coja la rabieta, le dejo hacer lo que quiera». Y si pasa un día, pues seguramente no cree precedente, igual tu hij@ lo entiende si le explicas: «sólo por hoy, haremos tal…». El problema viene cuando siempre puede hacer lo que quiera y un día no te vaya bien que lo haga…

Ejemplo práctico: Si Rubén cada día quiere ver la tele toda la tarde, pero nosotros creemos que con que la vea un poco mientras cena, por ejemplo, hay bastante. Por la tarde puede jugar, pintar, ir en bici…lo que quiera. Puede ser que un día puntual le dejemos ver la televisión por la tarde porque: le haga mucha ilusión ver algo en concreto, porque tengamos que hacer algo nosotros y «nos vaya bien» que esté un poco relajado (sí, todos lo hacemos de vez en cuando…),… Le explicaremos que ese día es excepcional por X motivo, pero que no pasará cada día. Y seguramente lo entenderá y al día siguiente no te liará el «pollo» por querer ver la tele más rato.

¿Qué pasa si es al revés? Si cada día ve la televisión mucho rato porque le gusta, porque nosotros estamos ocupados, porque así está tranquilo y «no hay niño» porque la televisión le hipnotiza,… el día que tengamos algo que hacer y no podamos cumplir su deseo…la va a liar «parda». Y ese día le podremos explicar MISA, porque él no entenderá qué es lo que ha cambiado.

Y si sólo viera los beneficios de los límites en mis hij@s, pues podríais decirme que estoy loca. Pero es que en el colegio, como maestra, aún los veo más.

Por supuesto que las familias queremos lo mejor para nuestros niñ@s, pero «lo mejor» no es decir siempre SÍ a lo que quieren. Y a veces nos cuesta gestionar que otras personas pongan límites o normas a nuestr@s peques.

Mi marido y yo consensuamos TODAS las decisiones que tomamos como padres. TODAS. Las discutimos si las vemos venir para estar alerta y que no nos pille desprevenidos lo que está por llegar, o lo solventamosA LA UNA si llega una situación que no esperábamos. Sí, a veces tienes que morderte la lengua, porque en el momento que te pondrías a debatir, no puedes. Así que intentas pasar el trago haciéndolo lo mejor que crees y luego, con perspectiva, discutes de cómo actuar la siguiente vez que suceda.

Y una de las cosas que compartimos (sin haberla debatido) es que l@s maestr@s de Rubén y de Abril siempre tendrán nuestro apoyo (de primeras). Es decir, que confiamos en lo que hagan: si lo felicitan, si le riñen, si hablan con él, si creen que necesita tal… Porque además de que pasanmuchas horas con él cada día, han estudiado, se han formado más, pedagógicamente, que nosotr@s, los padres. Así que si un día el príncipe nos cuenta que su maestra lo ha felicitado, le preguntamos por qué y hablamos de por qué cree que lo ha felicitado, cómo se siente, si le gusta… Y si lo ha reñido hacemos exactamente lo mismo. Sí, no te gusta oír que han reñido a tu hij@ (a mi tampoco, aún siendo maestra y sabiendo que habrá un motivo), pero si la persona que está con él a diario, guiándolo, intentando sacar su máximo potencial y liadiando con 25 «Rubenes» más ha considerado que tenía que llamarlela atención, lo habrá hecho por algo, seguro.

Así que NUNCA ponemos en duda la profesionalidad de su referente en el colegio. Seguramente hay mil situaciones y mil maestr@s, lo sé. Pero delante del niñ@ no conviene hablar o juzgar lo que ha considerado el maestr@, puesto que, nos guste más o menos, es su persona de referencia, con la que comparte muchas horas y la que cuida de nuestro tesoro lo mejor posible. Además de que, si «criticamos» delante del niñ@ estamos quitando autoridad al maestr@.

Y sí, es que es difícil de veras esto de educar…porque EDUCAR se hace en casa. Sí, el «por favor», el «gracias» y el»perdón», por ejemplo. Son 3 palabras clave (y gratis) que deberíamos usar más (hay que pensar que somos los modelos para nuestr@s hij@s). Para nosotros es importante que Rubén (Abril, si eso, cuando empiece a hablar, je, je) sea consciente de sus actos, de sus reacciones, de sus consecuencias. Así que, si por ejemplo se pelea con otr@ niñ@ y creemos que tiene que pedirle perdón, se lo decimos, se lo explicamos y hacemos que se disculpe. NUNCA pedimos perdón por él, porque cada uno es resposable de sus actos, aunque tenga solamente 3 años. Sus actos ya tienen consecuencias. Si le sacas las castañas del fuego a estas edades, que son «tonterías»…¿Cuando llegue tarde a trabajar, irás a justificarlo a su jefe? Porque eso es lo que él espererá.

Seguro que os estáis riendo o incluso pensando: ¡Qué exageración! Pues no creáis…que la cosa está a la orden del día (he tenido alumnos de 11 años a los que sus padres todavía los justifican…). Y lo peor es que, muchas veces, no se hace conscientemente. Pero así no l@s ayudamos, no avanzan, no asumen, no crecen…

Voy a ir acabando…

Os dejo enlaces que he ido compartiendo sobre límites y autoestima.

https://perfecto.guru/cp-destruyendo-autoestima/

https://lamenteesmaravillosa.com/cria-ninos-sin-limites-y-te-sacaran-los-ojos/

Y me despido con una frase que he dicho alguna vez en las entrevistas con l@s padres de mis alumn@s…siempre pensando en el bien de l@s niñ@s.

YO ESTARÉ CON ÉL/ELLA 9 MESES, TÚ LO TENDRÁS TODA LA VIDA.

Todo lo que escribo lo hago desde mi humilde punto de vista y bajo nuestra experiencia como padres, no intento gustar, sino compartir vivencias por si pueden inspirar a otras familias.

¡Un abrazo!

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *