LA COPA MENSTRUAL: UN GRAN DESCUBRIMIENTO

Cuando recibes a tu menstruación por primera vez…es un momento emocionante; has oído hablar a otras amigas, has leído artículos, lo has vivido en casa con tu madre,…
Pero al poco tiempo deja de emocionarte: es dolorosa a veces, es incómoda, imprevisible en cantidad…

Y harta de las compresas (para mí son lo peor), te decides por probar el tampón. Por lo menos vas más ligera y te da seguridad unas cuantas horas.

Pero con el paso de los años te das cuenta de que tampoco el tampón es «la leche», pues a veces tienes que sentarte un poco inclinada porque sino molesta, amigas tuyas han cogido infecciones por usarlo, cuando llevas varias horas y se hincha te notas la tripa abultada, para dormir no se aconseja,…

Y llega el verano y te encuentras con tus amigas (a las que ves poco durante el año porque viven lejos), y Cris te habla de la copa menstrual: le va genial, está fabricada de silicona quirúrgica, dura hasta 10 años, es cómoda de poner, la puedes llevar hasta 12 horas e incluso para dormir, etc. Así que como todo son ventajas…me voy a una parafarmacia a comprar 5 copas menstruales. ¡Somos varias las que nos animamos!

En fin, la usé los dos meses anteriores a quedarme embarazada. Cuando terminé la lactancia y volvió a venirme el periodo, no dudé en volver a utilizarla y, como siempre…¡Genial!

Os dejo un artículo que compartió mi amiga Cris, donde se habla del uso de la copa, las ventajas, y de cómo ha cambiado la vida de las mujeres en África Oriental.

Cómo las copas menstruales están cambiando la vida en África Oriental

Besitos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *