Archive of ‘Etapas evolutivas’ category

20 ACTIVIDADES PARA NIÑ@S DE 0 A 6 AÑOS

Sí, a mi también me ha pasado y me pasa. Intento buscar actividades o lugares molonguis y atractiv@s para mis peques, y muchas veces me lío mirando sitios, recomendaciones, que si webs, ofertas…así que he decidido hacer una lista con actividades que hemos hecho o tenemos pendientes de hacer para facilitar la tarea 😉

Sí, evidentemente, la mayoría son de aquí, cerquita de Barcelona, pero estoy segura de que en vuestra zona podéis encontrar actividades parecidas 🙂

De cada actividad pondré un breve resumen o recomendación, el sitio web (si tiene) y una imagen. ¡Allá voy!

LAB 0-6 MANRESA: Es un laboratorio o sala de experimentación. Cada peque, según la edad, exprime de una manera u otra las propuestas. Lo recomiendo al 100%. Rubén ya había ido con la llar (guardería) cuando tenía 2 años. El trato es inmejorable y l@s niñ@s tienen libertad para experimentar con lo que quieran.

http://www.umanresa.cat/es/lab-06

MUSEO DE LAS ILUSIONES: es un museo pequeñito de Barcelona. Hay diversas pinturas (muchas de ellas de series o películas míticas) para hacer foto con una perspectiva específica. En «atrápalo» sacan descuentos continuamente y te sale por 5€ la entrada, en lugar de 10€. Aunque Rubén y Abril disfrutaron, creo que nos hacía más gracia a Mike y a mi, ya que ellos muchas imágenes no las conocían. https://www.atrapalo.com/actividades/entrada-al-museo-de-ilusiones-nuevas-pinturas_e296484/?gclid=CjwKCAiAnabTBRA6EiwAemvBd1x1jDMtD2mtmrC15QNYTAEpWc0UR24QFHjj02XnZZCr5R6LLkhE5RoCH_AQAvD_BwE   (es el enlace de atrápalo con el descuento).

PORT AVENTURA: aunque me había resistido en verano porque me parecía que Rubén era pequeño, fue todo un acierto ir por Navidad. Pasamos un día genial, alucinando con las decoracions, los desfiles y los espectáculos. Además el peque se pudo subir en varias cosas y disfrutamos mucho (ese día, se durmió a las 19h en el coche, volviendo, y se levantó a las 8 de la mañana del día siguiente ji, ji, ji…). ¡Así que fue un día intenso! https://www.portaventuraworld.com

 

DINÓPOLIS: es un parque temático de dinosaurios situado en Teruel. Pasamos un día muy completo y relajado. No estaba muy lleno y pudimos disfrutar de varias actividades y atracciones. Muy recomendable.   http://www.dinopolis.com/

 

EL CAU: es un espacio acogedor lleno de materiales naturales que invitan a la familia entera a saltar, subir, bajar, arrastrarse,… Hay un laberinto de madera con telas, cuerdas y toboganes muy atractivo. Además, cuenta con zona de puzzles, cocinita, sofás, cuentos y tienes posibilidad de picotear algo. Algunos días hacen manualidades. El trato es estupendo y a l@s niñ@s les gustó mucho.  http://el-cau.cat/

COSMOCAIXA: es un museo enorme con muchas propuestas de experimentación y ciencia. Lo que más disfrutamos fue el espacio «el bosque inundado», lleno de animales exòticos que nos llamaron mucho la atención. Pudimos ver también una exposición de dinosaurios (a Rubén le chiflan). La visita es gratuita si muestras una tarjeta de «La Caixa». http://www.cosmocaixa.com/

GRANJA AVENTURA PARK: es un parque de ocio educativo con muchos espacios: granja, circuitos en los árboles, huerto, zona de picnic,… Hay talleres con animales y, según la época del año, está todo ambientado y las actividades son especiales. Hemos ido dos veces y siempre deja buen sabor de boca. http://www.granjaaventurapark.com/

 

PARQUE (GIGANTE) FRANCESC MACIÀ DE MALGRAT: es una zona enorme con diferentes toboganes y estructuras, tirolinas, figuras gigantes muy chulas en las que puedes subirte,… ¡Lo pasamos genial!

 

VER AVIONES EN EL PRAT: es un mirador de aviones al lado del aeropuerto del Prat de Llobregat. En él puedes ver los aviones tan cerca que parece que los puedas tocar. Fue una experiencia que, sin duda, repetiremos.  https://www.minube.com/rincon/mirador-de-aviones-en-el-prat-del-llobregat-a236041

CAMINAR DESCALZO: una de las actividades estrellas del verano pasado. Consiste en recorrer un circuito sin calzado, de manera que puedas disfrutar de la naturaleza y las infinitas texturas con los pies. Aunque Abril fue gran parte de la actividad en la mochila, nos encantó a los cuatro. En casa somos muy de ir en calcetines o descalzos, así que llevamos a Rubén de sorpresa y alucinó.  http://www.camina-descalc.com/es/

CATALUNYA EN MINIATURA: consiste en una ruta por muchos monumentos y edificios emblemáticos del país. Todos ellos, eso sí, en miniatura. Hace mucha gracia poder apreciar los detalles que te habían pasado inadvertidos. Hay un trenecito que da la vuelta, no está mal. Y lo que más le gustó a Rubén fue el circuito de aventura encima de los árboles. http://www.catalunyaenminiatura.com/

RUTA EN BICI POR EL LLOBREGAT: desde Martorell nace un camino que sigue el río Llobregat. Es plano y te invita a recorrerlo en bicicleta. Nos encanta salir en familia a pedalear y tenemos esta escapada programada para un domingo de esta próxima primavera. La idea es bajar a Martorell en tren con las bicicletas y partir del Puente del Diablo siguiendo el río. Una vez lleguemos al Prat, comer en uno de sus merenderos. Me lo han recomendado muchísimo.

PARC DE L’ORENETA: es un parque forestal que conecta Barcelona con la sierra de Collserola. Hay diferentes parques, todos de madera y muy atractivos para los peques. Pudimos disfrutar de un paseo en tren por un precio simbólico. Ideal para una mañana de domingo.  http://www.barcelona.cat/ca/que-pots-fer-a-bcn/parcs-i-jardins/parc-del-castell-de-loreneta_92086011933.html

BIBLIOTECA: ya lo sabéis, somos bastante fanáticos de los libros, así que en esta lista no podía faltar la biblioteca. Aunque la de nuestro pueblo es pequeñita, nos encanta la zona de corcho y nos sentamos allí para explicar cuentos sin parar. Tenemos pendiente acercarnos a la de Martorell: nueva y con zonas muy cuidadas.   http://bibliotecavirtual.diba.cat/es/martorell-biblioteca

PARQUE DE ANIMALES EN SEMILIBERTAD: no somos de zo, no. No nos gusta el maltrato animal, no. Así que intentamos visitar parques en que los animales vivan en semilibertad. ¿Por qué? Pues porque es el único lugar donde nuestros hij@s pueden ver animales salvajes o exóticos de cerca y creemos que están bien cuidados y en buenas condiciones. Hemos visitado el Molló Parc, un parque natural situado en el bosque en el que puedes disfrutar de su fauna y flora. Y en septiembre, a la vuelta de Carcassonne, visitamos la Reserva Africana de Sigean, con la que quedamos completamente alucinados. Fuimos a Naturlandia (Andorra) aprovechando un puente de diciembre. Hay una zona de animales y otra de aventuras; disfrutamos mucho. Tenemos pendiente visitar el parque de Cabárceno, con infinidad de especies.

http://www.molloparc.com                                            https://www.reserveafricainesigean.fr/es/  https://www.naturlandia.ad/es/                            http://www.parquedecabarceno.com

VALL DE NÚRIA: situado en el Pirineo catalán, un valle al que se accede con cremallera (un tren que se desplaza mediante unos engranajes parecidos a los de una cremallera) y en el que se puede disfrutar de la naturaleza al máximo. Además, hay un parque lúdico muy chulo. Fuimos en verano y la temperatura es genial.    http://www.valldenuria.cat

CIUDADES CON ENCANTO: intentamos visitar lugares con encanto que, a la vez, sean atractivos para niñ@s y ofrezcan actividades para ell@s.

Las vacaciones en Menorca estuvieron llenas de cultura, diversión, playa, piscina, sol,…  http://www.menorca.es/

La escapada a la ciudad medieval de Carcassonne nos enamoró. Rubén es muy fan de los castillos, así que aprovechamos este entusiasmo para visitar cultura.      http://www.turismocarcassonne.es/

Y este verano iremos a Tenerife (lugar elegido por el príncipe y secundado por los papis), con el Teide, el drago milenario, los camellos, el Loro parque, sus playas,…¡Ya casi me huele a vacaciones! 🙂

https://www.webtenerife.com/

Y aquí os dejo un enlace con las 10 mejores ciudades europeas para viajar con niñ@s, estamos decidiendo cuál vamos a visitar. 😉

http://www.escapehere.com/esp/destino/europa/las-10-mejores-ciudades-europeas-para-viajar-con-ninos/

Y esto es todo, amig@s. ¡Espero que os inspire!

Abrazos, cukis.

¿Y DÓNDE METO YO TANTO JUGUETE?

Este post va dedicado (con mucho cariño) a todos aquellos familiares que sólo piensan en la ilusión que le hará al niñ@ el juguete, dejando de lado si es adecuado para su edad, educativo, sonoro o de gran tamaño. GRACIAS (de verdad, os queremos).

Sí, a tod@s nos ha pasado: está tu hij@ mega emocionad@ abriendo el paquete número cinco y tú solo piensas «¿dónde lo voy a meter?». Y sí, es que estabas deseando que debajo de ese súper paquete hubiera un par de pantalones y camisetas…¡iluso!

Pues os voy a contar cómo hemos organizado en casa los espacios y estanterías; nos sobra espacio! Pero no se lo digáis a Rubén y a Abril que enseguida encuentran cómo llenarlo 🙂

Varias veces al año me entra un «nosequé» por el cuerpo que me impide seguir viviendo sin organizar el espacio y quitar aquello que no usamos (hablo en plural porque lo hacemos todos, en todas las habitaciones).

Este año, por ejemplo, me dio el día 1 de enero. Sí, medio planeta estaba de resaca porque había salido hasta tarde, pero nosotros éramos de la otra mitad, a la una en casa con los niños fritos y viendo una serie tan a gustito. Así que al día siguiente estaba fresca como una lechuga. Fue una mañana casera total: jugando, montando puzzles, viendo pelis,…

Mientras tanto yo me metí en la habitación de Abril y fui abriendo los cajones de su pirámide. Es de Ikea y se la pusimos en verano, cuando le cambiamos la cuna de ubicación para que tuviera más espacio para jugar. Cada cajón tiene una imagen que indica lo que hay dentro: instrumentos, títeres, construcciones,… Así que fui haciendo una bolsa con las cosas que sabía que ya no usaba, que estaban un poco estropeadas o simplemente eran de bebé. Seguí haciendo lo mismo con el banquito y las estanterías de la habitación de Rubén. Retiramos hasta su cama para acabar de encontrar piezas perdidas. La verdad es que hace mucha ilusión volver a ver puzzles enteros je, je. También metí en la bolsa los peluches que había en un cajón (además de que no me hacen mucha gracia, mi alergia a los ácaros del polvo hace que los odie con cariño).

Con los juguetes que no quiero suelo hacer varias cosas: los llevo a la llar (guardería) a un espacio que se llama «De mans a mans», donde puedes dejar juguetes, ropa y otros objetos para bebés que otras familias pueden necesitar. Otras veces los dejo al lado del contenedor bien puestos por si alguien los ve y cree que les puede sacar partido (unos vecinos cogieron un juego con unas pelotitas que íbamos a tirar y otra vez cogimos una casita de plástico para el jardín de la comunidad de vecinos).

Lo que os decía, que tenemos los cajones organizados por temáticas: puzzles, juegos de mesa, construcciones, plastilina, súperhéroes, playmobil, legos, experimentación,… Y fuera

del cajón tienen una foto o dibujo de lo que hay dentro. Además les hemos puesto con letras los nombres, para que Rubén pueda saber por qué letra empieza.

Así que hice «limpieza» y reorganicé los juguetes de nuevo, como suelo hacer varias veces al año (normalmente antes y después de los cumples y Navidad). Teníamos un cajón entero lleno de puzzles, con sus cajas y todo, que ocupaban una barbaridad. Cogí las bolsitas transparentes de Ikea, que hay de diferentes medidas, y fui metiendo dentro de cada bolsa las piezas de cada rompecabezas. Fuera, con rotulador permanente, escribía el nombre del juego. Lo mismo hice con los Memory y los Dominó.

Voy por partes. Me gusta mucho el método Montessori (tenéis más información en este enlace: http://www.pequefelicidad.com/2015/03/como-empezar-aplicar-el-metodo.html), pero considero que es muy difícil gestionarlo a medida que el niñ@ crece y según el espacio que tengas en casa. Así que intento coger lo que más me gusta: que esté todo ordenado y a su alcance. Los juguetes de la habitación de Abril están todos a su altura, para que pueda coger lo que más le apetezca en cada momento y no necesite que estemos nosotros o su hermano.

En la habitación de Rubén hay algunas cosas en «alto», como la plastilina, la arena de playa y los cajones de manualidades, que los tiene justo encima de su mesa. Cuando quiere coger alguno, se sube encima de la silla y accede con facilidad.

 

Y detrás de la puerta de sus habitaciones tienen colgadores bajitos para que puedan colgar sus chaquetas cuando llegamos a casa y cogerla cuando nos vamos a ir.

Este post llevaba en mi mente hace meses. Esta mañana, una amiga de facebook ha pedido ayuda para organizar los regalos de Reyes, y ha sido la excusa perfecta para editarlo.

Espero que os sirva, inspire, ayude…o todo lo contrario! Je, je, je

¿Tenéis algún otro método?

Un abrazo y…¡Feliz organización!

¿HAY VIDA DESPUÉS DE LA MATERNIDAD? II

Vuelvo a la carga…

Pues como os iba diciendo, hay familias que son de extremos y, bajo mi punto de vista, los extremos son peligrosos en todos los ámbitos (política, educación, justicia,…). Pero cada uno, con sus hij@s, que haga lo que mejor le parezca…

Cambiando de tema, ¿qué pasa cuando tu hij@ está en plena rabieta? Pues que cada persona te intenta «ayudar» como le parece mejor (eso intento pensar, vaya). Y NO LO SOPORTO.

Rubén tiene un carácter «complicado» (como el mío, ya os lo he dicho varias veces). Se pone a llorar sin consuelo cuando ve que algo no sale como esperaba o no puede hacer algo en concreto porque se lo decimos nosotros (no siempre, pero pasa). Siendo adultos gestionamos mejor las emociones, pero para los niñ@s cada día es diferente y aún no tienen capacidad para «filtrar» la frustración en todas las situaciones. Igual que hay peques a los que les ayuda que les repitas por qué no puede hacer tal cosa o les consuela que les digas que otro día lo harás, hay otr@s que prefieren tener un espacio de tiempo para calmarse. Rubén es de los segundos y no entra en razón si está llorando. Muchas veces hay personas que lo ven enfadado y vienen a decirle que no llore, que hay que ver si ya es mayor por qué llora, que si es que se tiene que compartir, que no se tiene que enfadar…y aunque lo hacen para ayudar, la verdad es que no ayudan. Lo de que ya es mayor para llorar me hace mucha gracia, precisamente porque muchos adultos padecen ansiedad por no mostrar sus sentimientos. Y la regañina de compartir o de que algo no se puede hacer por X motivo ya se la hemos echado nosotros antes, precisamente por eso llora.

Así que si alguna vez nos veis en plena rabieta, por favor, haced ver que no nos habéis visto, os lo agradeceremos infinitamente más que si paráis a hacer la reflexión 😉

Ejemplo práctico: En la llar un día Rubén estaba en pleno apojeo porque no quería entrar y una mami (Raquel) pasó y me dijo: «no te digo nada porque a mi no me ayuda que me lo digan». GRACIAS. Lo mismo hacemos nosotros, intentamos no meternos en las rabietas, broncas y demás gestiones de las emociones.

Y otro tema que me hace «hervir» la sangre son los regalos. Sí, en estas fechas es un tema que en muchas familias da que hablar.

Para nosotros las primeras Navidades de Rubén fueron «light» y no hubo regalos excesivos, además de que tenía 5 meses y no sabía qué pasaba. Pero a partir de ahí empezamos a gestionar los regalos tanto de cumple como de Papá Noel y Reyes porque sino se nos iba de las manos. Hay familiares que piensan que cuantos más regalos, mejor. Que si el niño lo quiere, ellos se lo compran. Que les hace ilusión regalarles tal cosa. Pero no piensan en qué necesita el niño o si va a ser beneficioso tanto regalo. Os dejo algunos enlaces que explican perfectamente este tema.

https://elpais.com/elpais/2017/12/18/mamas_papas/1513608314_036528.html

https://www.youtube.com/watch?v=b4QLyZ4aicw

En los cumples de l@s niñ@s, al celebrarlos con familia y amig@s, nos es complicado gestionar los regalos. Intentamos que haya un poco de orden para que puedan prestar atención a cada uno de ellos y dar las gracias, pero como también estamos por la comida, haciendo juegos, cortando el pastel,…no siempre podemos evitar la lluvia indiscriminada de regalos. Es lo que hay 🙁

Pero en estas fechas, que son varios días de regalos, sí que nos ponemos «serios». Cuando se acerca diciembre empezamos a hacer una lista de las cosas que necesitan o juguetes que creemos que les pueden hacer ilusión, sean adecuados a su edad y tengan un objetivo pedagógico. Luego, cuando la familia nos pregunta, les damos a escoger entre los regalos que hemos seleccionado. Sí, nos ha costado un poco (y aún hay familiares que no acaban de estar de acuerdo) usar este método, pero como padres tenemos la responsabilidad de «filtrar» lo que se les regala a nuestr@s hij@s. Y sí, siempre hay alguien que, además de lo que ha escogido, le compra algo más porque «le hace ilusión al niño» o que directamente no le regala lo que había dicho (esto es un poco embarazoso porque igual lo que le iban a regalar le hacía falta y tú no se lo has comprado pensando en que se lo compraban).

¿Que qué les traen este año? Pues aquí os dejo fotos y os voy contando el porqué de cada uno. Las bolas navideñas personalizables (hechas por manualidades_aric) las cagó el tió junto con calzoncillos y braguitas, ya que estas vacaciones le hemos quitado el pañal a Abril. Desde los 18 meses nos imitaba yendo al baño y haciendo pipi en el orinal, así que nos hemos tirado a la piscina y de momento va viento en popa. Además, por las noches hacía tanto pis que le cambiábamos el pañal a medianoche y se levantaba con el pijama mojado. Hace dos noches que no hace ni un solo pipi y durante el día aguanta mucho. Ya os contaré, que este es otro tema…

Además también les cagó 2 cuentos muy bonitos: «Rosa Caramelo» y «Un amigo como tú» que tratan temas como la amistad, el feminismo, la libertad, la tolerancia…

Papá Noel les trajo un cajón lleno de telas molonguis y muy distintas, una luz negra, cuentos para leer en la oscuridad (uno de la Luna y otro de dinosaurios) y un juego de témperas duras fluorescentes; entradas para ir a Port Aventura en estos días; una muñeca y una cuna de cartón personalizable (me gustan mucho las cosas craft que se pueden decorar); un juego de delantal reversible y gorro a cada uno para cuando cocinamos (made in sermamaescuki); la casa árbol de Playmobil (es muy freak) y un puzzle de cubos de madera para crear figuras. Todo esto ha estado repartido entre nuestra casa y la de los yayos maternos, paternos y tíos.

Los Reyes les traerán un regalo estrella para desarrollar el equilibrio y la motricidad: la tabla curva. Hace tiempo que le dábamos vueltas y hemos pensado que era un buen momento. Si os interesa, la nuestra es de https://www.espaipulula.com/ .

Además, hace unos días una amiga nos cogió en Lidl la tostadora y la cafetera de madera para la cocinita. Tienen ganas de tener más cositas. Esto se lo traerán los pajes a casa después de la cabalgata 🙂

 

Mi madre les regaló para Sant Jordi «las aventuras de las letras» y Rubén tiene tal vicio, que cada noche leemos 3 cuentos. Así que para Reyes le ha cogido «las aventuras de los números», que seguro que le encanta.

En casa se encontrarán con ropa, calzado y juegos para toda la familia (el UNO animales, construcciones,…).

Y como son los dos unos cantarines y súper musicales (debe ser que desde que estaban en la barriga me oían cantar y aún sigo), también les traerán un órgano sencillo (intentaré enseñarle canciones sencillas a Rubén) y un conjunto de campanas musicales que tienen diferentes sonidos.

Y como estamos en una etapa de iniciación a la lectoescritura y el peque se pasa el día haciendo el ruido de las letras, preguntando qué pone en cada cartel e intentando escribir todo lo que se le ocurre, creemos que este libro magnético será estupendo para que siga avanzando a su ritmo. También tiene tampones de letras, plantillas alfabeto para la mesa de luz, letras translúcidas, moldes para plastilina,…y mil y una opciones que vamos combinando.

Les estoy haciendo unos sacos con su nombre y decorados para meter los juguetes de Reyes que traigan a casa. Ya pondré fotitos 🙂

Pues…esto es todo…como me enrollo 😉

Como sabéis, todas las decisiones que tomamos no son perfectas, pero son consensuadas y con amor.

¡Que tengáis un 2018 fantástico, cukis!

Un abrazo.

¿HAY VIDA DESPUÉS DE LA MATERNIDAD?

Haberla, hayla, o eso dicen 😉

Antes de ser madre/padre, pocas personas te cuentan o admiten cómo cambia la vida con la llegada de un bebé. Pero sí es verdad que algunos de estos cambios te los puedes imaginar. Quién pretenda llevar la misma vida antes y después de la maternidad/paternidad, se engaña a sí mismo (o va a tener al niñ@ enchufado con alguien constantemente, una pena).

Tengo dos hij@s y he vivido en primera persona esos cambios, muchos de ellos me los esperaba, otros me pillaron desprevenida y los acepté (sólo faltaría je je).

Cada persona vive esta nueva etapa de manera diferente, tomando siempre las decisiones que le parecen mejor para sus hij@s y desde el amor que sienten por ell@s, estoy convencida. Así que todo lo que diga en este post, es mi humilde opinión y entiendo que habrá gente que no la comparta, por supuesto. ¡Allá voy!

Últimamente me alucina la de parejas que no van a la una, sino que el padre se deja llevar por la madre o viceversa.  La crianza de un hijo es la base primordial y necesaria para que un niño crezca seguro, feliz, alegre,…y llegue a ser un adulto independiente, autónomo, buena persona, honesto y capaz de tomar decisiones por sí mismo (para nosotros son valores fundamentales, más allá de lo que quiera estudiar).

La llegada de un bebé pone a prueba la estabilidad de la pareja. Una de las frases que repito más a menudo es «Un hij@ une, pero también desune», y es que un peque saca a la luz lo mejor y lo peor de cada uno. Si pretendes que tu relación mejore con un bebé…la llevas clara. Cada padre y madre tiene sus raíces, su forma de hacer, lo han criado con unas costumbres…y ponerlo en común no siempre es fácil. Por poner un ejemplo simple: Mike y yo no doblábamos las sabanas ni la ropa interior igual en casa de nuestros padres, así que consensuamos cómo lo haríamos en casa 🙂

Es importante tomar las decisiones conjuntamente, además de porque el pequeño es de los dos, porque la responsabilidad también lo es. Y si en una manera de hacer se discrepa, es necesario buscar acuerdos, de manera que ninguno de los progenitores se sienta mal o vea que está cediendo en algo importante para la educación de su hij@. Las decisiones tomadas «unilateralmente» se pagan caras (he presenciado varias de éstas…). Hace un tiempo oí a un padre pedir a una chica que hacía fotos en una actividad abierta, que no sacara a su hijo porque su mujer no quería. A lo que yo pensé: ¿Perdona, y tú? ¿No cuenta tu opinión? Eres su padre, podrás decir algo si no estás de acuerdo, ¿no?.

Y es que la maternidad/paternidad no es tan maravillosa como lo pintan, no. Pero quien lo pinta así no es honesto, de verdad. No cambio a mis hij@s por nada en este mundo, pues hay momentos duros, sufrimiento, inseguridades, miedos…de los que sales fortalecido. L@s que me conocéis sabéis que soy muy franca y realista, siempre cuento lo bueno y lo «constructivo». No escondo las rabietas y «pollos» de mis hij@s, su carácter (mi misma mala leche) y los reñimos, si lo creemos oportuno y necesario (y con público y todo). Creemos que no les hacemos ningún favor evitando el conflicto y justificando actitudes que no les hacen bien.

Un hij@ cambia tu vida, nada será como antes, pero no será peor, sino diferente. Pues sí, olvídate de esas duchas largas con la música a tope, de esas tardes de gimnasio sin mirar la hora, de las quedadas improvisadas con las amigas, de las largas siestas de domingo, de la peli y manta, de dormir la noche del tirón,… Pues no, no renuncies a nada, seguro que te puedes organizar, poco a poco, para hacer estas actividades que tu mente y tu cuerpo necesitan. Sí, para nosotros la organización es fundamental, tenemos los horarios coordinados al milímetro y todo planificado (dicen que si tienes una buena programación, puedes salirte del guión con tranquilidad). Por las mañanas mi marido se va pronto a trabajar (y algún día lo trabaja desde casa) y yo me encargo de levantar a los peques, que se arreglen, se aseen, hacer su almuerzo para la escuela y llevarlos al cole. Dos días a la semana voy al gimnasio al volver del trabajo y otros dos días va Mike. L@s niñ@s se quedan con el otro y van al parque, a la biblioteca, a la plaza, a casa a jugar,…lo que surja. Al volver a casa tocan duchas, cenas, dientes, pipis y a dormir prontito. Así luego podemos coser, escribir, leer, programar, estudiar inglés y ver una serie. Una chica me decía el otro día que se sentía culpable por dejar 40 minutos a su hijo con su padre para ir a hacer ejercicio. ¿Culpable? ¿Has matado a alguien? ¡Es su padre! ¿A él no le sabe mal que te sientas así?

Otra mamá comentaba que estaba convencida que cuando su bebé tenga dos años todo cambiará, que será autónomo, que ella tendrá vida, que habrá valido la pena… Y yo sólo podía sentirme mal por ella, por ver que no está disfrutando esta etapa de bebé, de descubrimientos, de cambios, de pequeños detalles, porque está pensando en que crezca. Yo sólo pienso: ¡QUE SE PARE EL TIEMPO! Porque crecen demasiado rápido y las etapas pasan volando. Alguien le había dicho que a los dos años todo sería diferente. Pues yo creo que Rubén me ha necesitado o me ha demandado más de los 2 a los 4 años que antes…Porque está descubriendo sus sentimientos, inquietudes, su carácter,…y necesita que le pongas palabras, que lo consueles, que estés ahí. Así que os podéis imaginar lo que le dije, ¿no? ¡Que se preparara para la a2lescencia, que es más dura que la etapa que está viviendo ahora! je je.

Y es que me da la sensación de que hay dos bandos: el de la rigidez, los purés, la trona, el biberón sin dar pecho, la silla de frente en el coche y dormir en la cuna desde bien pequeños. Y el de los no límites, el del Baby Led Weaning (toda la comida a trozos desde que el bebé se aguanta sentado, sobre los 6 meses), el de la Stokke (la silla que crece para dar autonomía al niño), el de la teta hasta los dieciocho, la silla del coche a contramarcha y el colecho hasta que el cuerpo aguante. ¿Alguien más tiene la misma sensación?

Sed felices. Un abrazo.

LOS LÍMITES, EL AMOR BÁSICO PARA SOBREVIVIR

¡Qué difícil es ser padre/madre! Esto nadie te lo cuenta cuando estás embarazada. No piensas en lo rápido que pasa el tiempo y lo pronto que te ves frente a tu hij@, un pequeñ@ «tirano» que quiere hacer lo que quiera cuando quiera. Y claro, tú, como la persona más responsable de él en esos momentos, te ves entre la espada y la pared: ¿Le digo que no? ¿Le explico que haremos luego lo que él/ella quiere? ¿Dejo que haga lo que le apetezca? Bufffff…

Rubén tiene mucho carácter (como yo…para qué negarlo…). Así que si ya creíamos en los beneficios de los límites, ahora son nuestros mayores aliados. Aunque pueda parecer que son, más bien, nuestros enemigos.

Tod@s l@s niñ@s necesitan límites, normas, rutinas,…son la base para que puedan crecer seguros, sabiendo convivir, siendo felices (aunque a veces nos parezca que cuando ponemos el límite no lo son).

Los resultados de las normas, sus beneficios, no se ven de forma inmediata, sino que su fruto se obtiene a largo plazo. Por eso, a veces cuesta persistir en el límite, porque parece que no funciona y es fácil tirar la toalla. ¡No lo hagáis! ¡Ánimo!

Con el día a día, la aceleración que llevamos, el cansancio, es fácil que nos dejemos engatusar por un: «para evitar que se enfade y coja la rabieta, le dejo hacer lo que quiera». Y si pasa un día, pues seguramente no cree precedente, igual tu hij@ lo entiende si le explicas: «sólo por hoy, haremos tal…». El problema viene cuando siempre puede hacer lo que quiera y un día no te vaya bien que lo haga…

Ejemplo práctico: Si Rubén cada día quiere ver la tele toda la tarde, pero nosotros creemos que con que la vea un poco mientras cena, por ejemplo, hay bastante. Por la tarde puede jugar, pintar, ir en bici…lo que quiera. Puede ser que un día puntual le dejemos ver la televisión por la tarde porque: le haga mucha ilusión ver algo en concreto, porque tengamos que hacer algo nosotros y «nos vaya bien» que esté un poco relajado (sí, todos lo hacemos de vez en cuando…),… Le explicaremos que ese día es excepcional por X motivo, pero que no pasará cada día. Y seguramente lo entenderá y al día siguiente no te liará el «pollo» por querer ver la tele más rato.

¿Qué pasa si es al revés? Si cada día ve la televisión mucho rato porque le gusta, porque nosotros estamos ocupados, porque así está tranquilo y «no hay niño» porque la televisión le hipnotiza,… el día que tengamos algo que hacer y no podamos cumplir su deseo…la va a liar «parda». Y ese día le podremos explicar MISA, porque él no entenderá qué es lo que ha cambiado.

Y si sólo viera los beneficios de los límites en mis hij@s, pues podríais decirme que estoy loca. Pero es que en el colegio, como maestra, aún los veo más.

Por supuesto que las familias queremos lo mejor para nuestros niñ@s, pero «lo mejor» no es decir siempre SÍ a lo que quieren. Y a veces nos cuesta gestionar que otras personas pongan límites o normas a nuestr@s peques.

Mi marido y yo consensuamos TODAS las decisiones que tomamos como padres. TODAS. Las discutimos si las vemos venir para estar alerta y que no nos pille desprevenidos lo que está por llegar, o lo solventamosA LA UNA si llega una situación que no esperábamos. Sí, a veces tienes que morderte la lengua, porque en el momento que te pondrías a debatir, no puedes. Así que intentas pasar el trago haciéndolo lo mejor que crees y luego, con perspectiva, discutes de cómo actuar la siguiente vez que suceda.

Y una de las cosas que compartimos (sin haberla debatido) es que l@s maestr@s de Rubén y de Abril siempre tendrán nuestro apoyo (de primeras). Es decir, que confiamos en lo que hagan: si lo felicitan, si le riñen, si hablan con él, si creen que necesita tal… Porque además de que pasanmuchas horas con él cada día, han estudiado, se han formado más, pedagógicamente, que nosotr@s, los padres. Así que si un día el príncipe nos cuenta que su maestra lo ha felicitado, le preguntamos por qué y hablamos de por qué cree que lo ha felicitado, cómo se siente, si le gusta… Y si lo ha reñido hacemos exactamente lo mismo. Sí, no te gusta oír que han reñido a tu hij@ (a mi tampoco, aún siendo maestra y sabiendo que habrá un motivo), pero si la persona que está con él a diario, guiándolo, intentando sacar su máximo potencial y liadiando con 25 «Rubenes» más ha considerado que tenía que llamarlela atención, lo habrá hecho por algo, seguro.

Así que NUNCA ponemos en duda la profesionalidad de su referente en el colegio. Seguramente hay mil situaciones y mil maestr@s, lo sé. Pero delante del niñ@ no conviene hablar o juzgar lo que ha considerado el maestr@, puesto que, nos guste más o menos, es su persona de referencia, con la que comparte muchas horas y la que cuida de nuestro tesoro lo mejor posible. Además de que, si «criticamos» delante del niñ@ estamos quitando autoridad al maestr@.

Y sí, es que es difícil de veras esto de educar…porque EDUCAR se hace en casa. Sí, el «por favor», el «gracias» y el»perdón», por ejemplo. Son 3 palabras clave (y gratis) que deberíamos usar más (hay que pensar que somos los modelos para nuestr@s hij@s). Para nosotros es importante que Rubén (Abril, si eso, cuando empiece a hablar, je, je) sea consciente de sus actos, de sus reacciones, de sus consecuencias. Así que, si por ejemplo se pelea con otr@ niñ@ y creemos que tiene que pedirle perdón, se lo decimos, se lo explicamos y hacemos que se disculpe. NUNCA pedimos perdón por él, porque cada uno es resposable de sus actos, aunque tenga solamente 3 años. Sus actos ya tienen consecuencias. Si le sacas las castañas del fuego a estas edades, que son «tonterías»…¿Cuando llegue tarde a trabajar, irás a justificarlo a su jefe? Porque eso es lo que él espererá.

Seguro que os estáis riendo o incluso pensando: ¡Qué exageración! Pues no creáis…que la cosa está a la orden del día (he tenido alumnos de 11 años a los que sus padres todavía los justifican…). Y lo peor es que, muchas veces, no se hace conscientemente. Pero así no l@s ayudamos, no avanzan, no asumen, no crecen…

Voy a ir acabando…

Os dejo enlaces que he ido compartiendo sobre límites y autoestima.

https://perfecto.guru/cp-destruyendo-autoestima/

https://lamenteesmaravillosa.com/cria-ninos-sin-limites-y-te-sacaran-los-ojos/

Y me despido con una frase que he dicho alguna vez en las entrevistas con l@s padres de mis alumn@s…siempre pensando en el bien de l@s niñ@s.

YO ESTARÉ CON ÉL/ELLA 9 MESES, TÚ LO TENDRÁS TODA LA VIDA.

Todo lo que escribo lo hago desde mi humilde punto de vista y bajo nuestra experiencia como padres, no intento gustar, sino compartir vivencias por si pueden inspirar a otras familias.

¡Un abrazo!

 

¿CUÁNTO FALTA PARA..? CALENDARIO DIY INSPIRACIÓN WALDORF

¿Cuánto falta para…? Esta es la pregunta que hace a menudo Rubén, más o menos desde un poco antes de hacer los 3 añitos. Necesita saber cuánto tiempo falta para que llegue algo importante para él, como por ejemplo su cumpleaños, el Tió, las vacaciones para ir a Monreal…

Pero es que el factor tiempo también es importante para nosotr@s, l@s adult@s, pues deseamos que llegue el concierto de tu grupo favorito, ese viaje tan planeado, esa reunión familiar…o lo contrario, queremos que se pare el tiempo para retrasar la llegada de algo que no nos gusta.

¡Y qué difícil es explicarlo! Es complicado tomar conciencia del paso de los días, semanas, meses y años. Así que cuando descubrí el calendario basado en la pedagogía Waldorf…¡me enamoré!

Lo encontré de casualidad en un blog de crianza, donde la madre contaba que les había hecho uno a sus hijos porque el original era muy caro. La verdad es que me gustó la idea de hacerlo yo, personalizado, con cosas nuestras. Y así lo hice, adaptando los materiales según lo que tenía por casa y teniendo en cuenta nuestras tradiciones, vivencias, gustos,…¡y el bolsillo!

Primero compré una bandeja circular giratoria en ikea (es para hacer pasteles) y le pegué con silicona una tira de goma eva, en la cual había marcado 31 puntitos (los días máximos que puede tener un mes).20161224_160715

Pinté 35 pinzas de madera medianas (5 de cada color, según los colores que usa Rubén en el cole para identificar cada día de la semana). Usé 35 porque hay meses que tienen 5 semanas y podemos encontrarnos con 5 lunes, por ejemplo. Pegué un cuenco de madera en medio de la bandeja circular con cinta de doble cara. Allí irían las pinzas para ir cogiéndolas.

Luego pegué, alrededor del bol con pinzas, el círculo cromático de madera que conseguí en narava. Es un círculo de 4 piezas (rojo, verde, amarillo y azul) y cada una simboliza una estación y 20161224_161146tiene tres agujeritos (3 meses por estación). Pienso que es mucho más gráfico que toda la gradación cromática, pero para gustos, colores.

Después hice una lista de los 12 meses del año y Rubén y yo pensamos algo importante para nosotros que ocurra cada mes.

ENERO: llegan los Reyes; FEBRERO: cumple del papa, MARZO: cumple de Abril; ABRIL: Sant Jordi; MAYO: hay flores de muchos colores; JUNIO: llega el verano y vamos a la playa; JULIO: cumple de Rubén; AGOSTO: vamos de vacaciones a Monreal y salen los cabezudos; SEPTIEMBRE: cumple mama; OCTUBRE: llega el otoño y se caen las hojas; NOVIEMBRE: hay setas y calçots; y DICIEMBRE: llega el Tió.20161224_16061420161224_160552 20161224_160545 20161224_160535

Cogimos una foto que representara cada actividad, las pegué en cartulinas según los colores de las estaciones del año en que tenían lugar. Por detrás escribí el número de cada mes y el nombre en mayúsculas (para cuando Rubén empiece a leer, así tiene las 3 opciones: foto, número y nombre). Estas imágenes las pegué a palos de polo que corté por la mitad para poderlas encajar en los soportes de madera (que cogí también en Narava).

Menos las fotos de cumpleaños, que las pegué en las velas y las inserté en los soportes para velas (de Narava, también).

¡Y el resto consiste en decorar! He usado washi tapes para tapar la goma eva y que quede más pulido y bonito.

Lo siguiente que tengo en mente es escribir los días de la semana en las pinzas, pero eso será cuando Rubén quiera saber cuáles son las letras del lunes, las del martes,… O poner pequeños stikers en las fotos para indicar que ese mes pasa, además, otra cosa (por ejemplo en septiembre, que también empieza el cole).

¿Cuándo se lo daré? Pues mi idea es dárselo el día 1 de enero, explicarle cómo funciona, para qué nos servirá…20161224_160650

Este año 2017 empieza en domingo. Así que colocaremos la pinza gris en un puntito y pondremos el palo del mes de enero en su lugar (la foto de los Reyes Magos). Al día siguiente colocaremos la pinza del lunes (roja), el día 3 colocaremos la pinza amarilla,…y cuando se acabe el mes y empiece febrero, quitaremos todas las pinzas, pondremos la del día 1 (que será azul porque cae en miércoles) y colocaremos, junto a la foto del mes de enero, la foto de febrero. De esta forma, cuando haya muchas pinzas puestas, sabremos que han pasado ya muchos días de ese mes y queda poco para que se acabe.

En otro post os cuento cómo va la práctica…ji, ji, ji.

¡Si os animáis, me lo contáis!

Un abrazo.

Y ENTONCES LLEGÓ ELLA…

Buf, no sé por dónde empezar…

Mi marido y yo siempre tuvimos claro que queríamos ser padres jóvenes y tener (por lo menos) dos hij@s, para que se tuvieran el uno al otro. Así que cuando se acercaban los 2 añitos de Rubén, decidimos ponernos a buscar el hermanit@. Igual queda muy frío, pero calculamos que se llevaran por lo menos 24 meses para que no se nos juntaran pañales ni guardería. ¡Son muchos gastos!). Para el segundo cumple del peque dimos la noticia a la familia y a l@s amig@s más cercanos. A penas estábamos de 6 semanas, pero habíamos hecho la eco y estaba todo bien, así que quisimos compartir la alegría con tod@s.
20160304_214656Rubén vino a casi todas las ecos del embarazo (menos a la morfológica y las últimas) y lo hicimos muy partícipe de lo que pasaba, del crecimiento de la barriga, le explicábamos cosas de cuando él estaba dentro, hablaba con el bebé,…

La verdad es que se nos hicieron largos los 9 meses, sobre todo a él, que cada día
preguntaba si era el día en que nacía Abril. Y llegó.

Como tenía el parto programado (aunque al final me puse de parto sola como explico en el post Cada embarazo y cada parto…son un mundo!), lo organizamos todo para que Rubén se quedara a dormir en casa de mi padre, jugara con mi hermano (que tiene 6 años) y siguiera sus rutinas lo máximo posible. Pero no pudo ser. Cuando el avi (abuelo) venía de camino al hospital para conocer a su nieta, nos llamaron de la llar (guardería) para decirnos que Rubén tenía fiebre y estaba chof. ¿Qué le pasaba? Pues que nos echaba de menos, quería conocer a su hermana, estaba nervioso, emocionado,…y le salió con fiebre.

Y esa misma tarde vino a conocer a Abril. Creo que ha sido el 20160317_174333momento más emocionante de nuestras vidas. Para mi fue el momento «FELICIDAD ABSOLUTA» (me sigo emocionando). Ver como dos pedacitos nuestros se encuentran, se conocen, se tocan…se quieren sin hablar, sólo mirándose… Fue un instante difícil de describir, pero que tengo guardado para siempre.

21_lggfotografia_bnLa primera semana en casa fue «durilla» porque Rubén estaba de vacaciones de Semana Santa y no tuvo ni tiempo de adaptación a la nueva situación. Intentamos salir al máximo, ir al parque o a comprar, para que fuera más llevadera la llegada de su hermana. Yo me encontraba genial, así que salíamos los 4 a todos lados. En el parque una chica me preguntó: -¿Ya estás por la calle con la niña? ¿No es muy pequeña? A lo que contesté: -Tengo que salir con Rubén, no voy a estar todo el día en casa. ¿Qué hago con el niño? ¿Me lo como? En fin…

El primer mes nos dio la sensación de que nuestro príncipe estaba genial, como si nada hubiera cambiado. Pero poco a poco le fue saliendo todo en forma de rabietas, llantos, demandas, alguna patada, el NO infinito… Y pasamos unas semanas de bajón. Se me juntaron las hormonas, el amor por mis hij@s y una sensación de culpabilidad por pensar que no atendía a mi peque como antes, que aunque yo sabía que hacía lo posible, no era suficiente. Y era muy frustrante: no se quedaba conforme con nada.

Un día, mientras Rubén achuchaba a su hermana, se le fue la boca y la mordió en el brazo. Tengo que decir que la princesa llora muy poco, así que cuando la oímos gritar supimos que le había hecho daño. Le reñimos, él estaba asustado por ver a Abril llorar, así que la acompañó en el llanto. Luego, con más calma, mientras lo bañaba, me explicó que a veces tenía ganas de morder a la peque porque se enfadaba. Así que quedamos img-20160816-wa0039
en que cuando le pasara eso buscaríamos un cojín para morder o algo blando que pudiera estrujar para que se le fuera la rabia, el enfado. Verbalizamos el sentimiento, la emoción, lo que a él le pasaba y no sabía explicar. Y funcionó. Pocas veces volvió a decir que tenía ganas de morder a su hermana (y nunca lo ha vuelto a hacer).

Poco a poco. con mucha paciencia (que a veces se nos agotaba) fuimos reorganizando nuestro hogar, buscando nuestro lugar de nuevo, nuestro espacio.

A día de hoy, no recuerdo haber sido 2, una pareja sin niñ@s.

Es increíble ver la complicidad que tienen desde el primer día, cómo se miran, cómo se entienden, cómo se quieren…

img-20160905-wa0011Ahora que Abril se mueve más, Rubén juega con ella, a veces le explica cuentos, le deja sus juguetes (los «play mobil» dice que no porque son pequeños y se los mete en la boca je, je, je), se tumba en su manta,… Se parten de risa el uno con el otro y se echan de menos cuando están separados. Él siempre la tiene presente, cuando se levanta siempre pregunta: ¿Dónde está Abril? Y ella no para de buscarlo cuando sabe que está cerca.

Aunque el día a día es agotador (y trabajando, ni te cuento), estoy encantada.

Me tienen enamorada de la cabeza a los pies.

 

UN ESPACIO PARA DORMIR Y JUGAR

Antes de ir a por la hermanita de Rubén,  nos planteamos si queríamos que durmieran juntos o en habitaciones distintas. Teniendo en cuenta que nuestro piso tenia 3 habitaciones (la nuestra, la del peque y el estudio), yo me decantaba por que compartieran habitación. Pero mirando pros y contras (mi marido y yo siempre hemos compartido habitación con nuestros hermanos) decidimos renunciar al estudio y montarle una habitación a Rubén que fuera también zona de juego (y así, de paso, volver a recuperar nuestro comedor, que estaba invadido de juguetes je, je).
(más…)